EL CAFÉ DE LOS VIERNES Y … HAY COSAS QUE NO

Si estuviéramos tomando un café te contaría que hoy no pensaba publicar. No tenía preparado el café, no tenía ningún tema que me inspirara, tenemos mucho jaleo con las comuniones, los días de fiesta nos trastocan y tengo la casa patas arriba.

No quiero pensar que puedo con todo. Porque no puedo. Hace año y medio, hubiera entrado en shock solo con la idea de pensar que hoy no tienes café. Pero hoy no. Y aún así publico. Pero lo hago porque me apetece y porque ayer me puse a pensar y me salían solas las palabras y en 10 minutos llené dos hojas. Ahí está el quid de la cuestión. No se trata de hacer más o de de hacer menos. Se trata de hacer lo que puedas y tengas ganas.

A lo mejor te preguntas a qué viene esta perorata (o a lo peor no, y has cerrado el post porque no te centras.. normal). Pues viene al cabreo que me he cogido por la polémica entrevista que Pablo Motos hizo a Las Chicas del Cable. De las preguntas y comentarios del presentador no voy a entrar, porque viene muy bien explicadito en el primer enlace y lo tienes por toda la red y me da hasta vergüenza repetirlo.

Y vaya por delante que me enteré por internet porque no veo este programa: Lo primero porque no aguanto a su presentador. Seguramente no debería decirlo por aquí, pero físicamente me da una grima tremenda. Podría obviar esta circunstancia si el programa me pareciera interesante.

Pero es que tampoco. Cuando va alguien que tiene algo que decir, se dedican a torpedearle con un montón de pijadas y queda en un segundo plano lo que sea que haya ido a contar.

Y por último, me parece un total despropósito hacia las mujeres. Lo interesante y divertido lo hacen los chicos. Las mamarrachadas, las chicas, con Pilar Rubio a la cabeza, que nos está haciendo un flaco favor a todas en general y a ella en particular (aunque puede que con los 300.000€ que cobra se la pase un poco “el disgusto”).

No llevamos tanto tiempo con tantas cosas a nuestras espaldas para que venga un gilipollas como este y lo estropee todo. Creo que a todo el mundo le gusta el cachondeo. Y no es lo mismo frivolizar con la última portada del Hola y comentarla en blogs tan divertidos como estos, a ir a hablar de tu trabajo y que semejante sujeto te pregunte según que cosas. A veces, la (buena) educación juega malas pasadas porque lo correcto hubiera sido levantarse y pirarse de aquel antro.

Y ya el remate peor de todo (si, si, hay más) es que nadie se haya disculpado al respecto. Lo peor me parece que piensen que quienes criticamos la noticia seamos una panda de feministas histéricas y envidiosas porque en ese programa solo salen chicas monísimas. No, guapo (por decir algo), no es por esto, entérate un poco de qué va la vaina.

Es una pena que no se aproveche un canal y una hora en el que se puede reconocer el trabajo de 4 actrices o una escritora (que también parece que tuvo lo suyo, la pobre) para preguntar cosas interesantes y se dedique a preguntar por otras que no interesan a nadie, totalmente inapropiadas, machistas y retrógradas. Bueno si, a él.

Así que, después de valorarlo todo esto si que es lo peor. Que se tome por normal. Y aquí, chicas, volvemos a la casilla de salida.

Desde luego, el “así son las cosas” es lo peor. Incluso yo, cuando veo a mis niños pienso, “que bien que son chicos”, caigo en esa trampa. Y no es así. Yo intentaré educarles en que está en su mano que cosas como estas no pasen. Porque yo, si fuera la hermana, la madre o la pareja de este personaje, estaría bastante avergonzada.

Me gustaría pensar que esto no va a volver a ocurrir aunque me temo que si. Solo espero que cada vez haya menos gente viéndolo.

Gracias por tu suscripción

Deja un comentario