MI FIESTA PERFECTA. LOS COLORES

Las comuniones ya asoman la patita. Y si no es una comunión ya a lo lejos se ve una boda y si no un 40 cumpleaños o las bodas de platino. Total, la cosa es celebrar.

De celebrar, nosotras sabemos. Y como sabéis que sabemos pues nos preguntáis. Y como nos encanta responder y Compartir es Vivir, lo vamos a hacer del tirón.

Hoy empezamos una serie de post para que hagas unas fiestas – en general – y unas mesas dulces -en particular – de quitarse el sombrero.

De esas en las que te quieres lucir y nosotras, las Infantas, en base al “Compartir es Vivir” te vamos a ayudar y, entre todos, lo vamos a conseguir.

Nuestro primer tema queremos que sean:

Los colores

A lo mejor te parece algo loco que dediquemos esto a qué color poner en una mesa, pero te aseguramos que es muy importante, mucho, porque de ellos van a depender toda la fiesta y que el resultado sea la pera limonera.

Para nosotras, es muy importante el bicolor. Es decir, juega con dos únicos colores, ninguno más porque si no … la cagas. A parte de esos dos colores, te damos la opción del blanco. Que rellena y atenúa un poco la mezcla. Sea la que sea.

Una vez que elijas el color principal, hay veces que, dependiendo del tono, puedes arriesgar.

Vamos a ponerte ejemplos de nuestras mesas, verás que fácil

  • El amarillo. Podrías pensar ¿con qué lo combino? Pues aquí tienes unos cuantos ejemplos de cómo nos tiramos a la piscina:

Con azul. Cierra los ojos. Intenta combinar amarillo con azul. No te pega … ¿A que no? Pues ahora abrelos y mira como nos quedó la mesa dulce de La Comunión de Jose María

Con negro: Cómo son dos colores bastante fuertes, el negro iba en cosas muy puntuales y muy mezclado con el blanco,y así lo hicimos en Los 40 de la Infanta Elena

Con morado: En esta ocasión no hubo opción. El cumpleaños de Manuel fue una fiesta temática de Minions con lo que los colores estaban más que definidos. Pero mira que combinación más preciosa.

En casos con fiestas que, por tema o por personajes nos limiten los colores, si ves que entre ellos se dan de patadas, pon solamente un toque de uno de ellos. Verás que el resultado es mucho mejor porque no te quedará todo tan recargado.

Son colores arriesgados, a si que no se te ocurra poner más de un color para acompañar a un amarillo.

 

  • Otro ejemplo, el azul. Sin duda, un color mucho más fácil. Pero cuidadin!!

En La comunión de Santi lo mezclamos con rojo y quedó precioso. Pero mira una cosa: Al querer que tuviera toques marineros le hubiera ido también bien distintos tonos de azul, pero con el rojo… no alegra la cosa??

También quedó muy bonito el azul con negro para El cumpleaños de Javier. Ujhhhhhh!! Negro!!! ¿A que a primera vista la combinación no pega nada de nada? Pues mira:

Sin embargo, a la temática de Star Wars puedes darle la vuelta y en vez de presentarlo de forma oscura, hacerlo con un montón de colores si es un cumple de niños porque anima mucho más. Y es de las pocas excepciones a la regla de los dos colores, por ejemplo, este cumpleaños

Porque las reglas – a veces – están para incumplirlas.

Mención a parte merecen fiestas que tienen  donde el detalle principal es un estampado. Pero esto … para la siguiente entrada.

Si tienes alguna pregunta sobre qué combinar con qué o cómo hacerlo, aquí nos tienes, de manos abiertas para contarte lo que te atribula. Le daremos buena cuenta a través de un post.

¿Te ha gustado? ¿Nos vas a acompañar en esta nueva serie?

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.