UN PASEO POR LA MONTAÑA PALENTINA

Nos hemos propuesto que conozcáis Palencia, que es esa gran (ciudad y provincia) desconocida, y nos gustaría que lo fuera un poquito menos y para quien no la conozca, que venga a descubrirla, porque no sabéis lo que os estáis perdiendo si nunca os habéis dado un voltio por esta zona.

Como ya os comentamos, queremos hacer el blog un poquito más personal. Y para que nos conozcáis un poquito mejor, tendreis que saber donde vivimos,  y que nos gusta hacer y por donde vamos: Pues vivimos en Palencia, nos encanta ir a andar por la montaña y sobre todo, por la montaña  palentina (ente otras cosas, claro..). Y además, es uno de los mejores planes con niños que puedes hacer.

Hoy nos vamos de excursión por el Valle de Tosande, dentro de la zona de Cervera de Pisuerga. La ruta es preciosa, pero sobre todo, el valor está en los espectaculares tejos una vez adentrados en el bosque. Hemos estado leyendo y parece que hay 743 tejos inventariados ¡¡toma ya!!

Esta ruta la hicimos hace poco menos de un mes, en uno de esos findes que piensas «va a ser el último, va a ser el último, vamos a aprovechar…» gracias este «veroño» tan raro que hemos tenido que nos dio tregua.

 Es, sin duda, una de las más espectaculares para hacer en otoño. Además es  chulísima para ir con niños, porque  pueden recoger de todo, palos, hojas, piñas, piedras.. y luego hacer ideas como las que os presentamos aquí.



Había también muchas setas, pero hay que cogerlas con cuidadín, no solo porque son delicadas, sino también porque no sabemos si son buenas o malignas. A si que mejor ni tocarlas, a pesar de que llevaramos cestita setera y todo…

Antes de seguir, deciros que nos hubiera gustado hacer mejores fotos, pero entre la mochila, la tortilla, la cámara, que si dame una galleta, que ahora me hago pis, que una toallita, que me vuelvo a hacer pis… pues estas fueron las mejores de la galería.

Otro de los retos del blog es ir mejorándolas. Poco a poco, que seguro que los señores del National Geographic hacen sus fotos así de preciosas porque van sin niños. (aunque estamos por apostar que se aburren un montón)

¿Quien dice que no se que se puede llegar muy lejos con una bolsa de patatas fritas en la mano? Pues anduvimos, y anduvimos y anduvimos…

….y otro poco, y un poquito más

Encontrándonos por el camino con piedras con musgo detrás de las que fácilmente podría salir algún gnomo (aunque no vimos ninguno)

O con árboles que parecían que se iban a poner a andar en cualquier momento (uff, menos mal que no. El susto podría haber sido morrocotudo…)

Y andando, andando…  hasta aquí llegamos:

Y esta otra, desde el mirador..

Y dependiendo del día podéis comer por el camino o bajar a comer a Cervera en cualquiera de sus estupendos restaurantes y probar la auténtica carne de Cervera  que no habéis probado nada más rico en todos los días de vuestra vida.

La ruta completa completita la podéis consultar aquí para que no os perdáis, pero no tiene pérdida ninguna, solo ir disfrutando del paisaje.

Nos ha encantado ir de excursión con vosotros. Gracias por acompañarnos.

El viernes quedamos aquí para tomarnos un café virtual, vale??? Muchos besos

Gracias por tu suscripción

2 respuestas a “UN PASEO POR LA MONTAÑA PALENTINA”

  1. Que planazo! Me encanta perderme por la montaña, disfrutar de los colores que nos regala en cada estación y más aún si es en tan buena compañía como vosotros.
    Los árboles me han encantado. Un besazo!

  2. Pues ponte las botas, Ruth, que nos vamos a caminar!!!Muchísimas gracias por pasarte. Un beso

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.